El gobierno de Rusia respondió a los comentarios formulados por el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, H.R. McMaster, en un video del 15 de diciembre, en el cual aseguró que había “señales iniciales” de que Rusia estaba interfiriendo en los comicios mexicanos.

McMaster no explicó cómo Rusia estaba buscando influir en la elección que se llevará a cabo en julio, cuando México debe elegir a un nuevo presidente para suceder a Enrique Peña Nieto.

Algunos analistas ven al izquierdista Andrés Manuel López Obrador, un exalcalde de Ciudad de México, como el favorito de Moscú para estas elecciones dada la cobertura positiva que ha recibido de medios de comunicación respaldados por el Kremlin, como Sputnik y RT.

Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, que ha negado repetidamente las acusaciones de funcionarios de inteligencia estadounidenses y de otros sectores de que Moscú desee interferir en cualquier elección extranjera, dijo a Reuters el jueves que las acusaciones sobre la intromisión rusa en México fueron demasiado lejos.

“Esto es incorrecto y, lo que es más importante, infundado”, aseguró Peskov sobre las acusaciones de McMaster.