El presidente filipino, Rodrigo Duterte ha desatado gran polémica dentro de varias organizaciones locales e internacionales por una declaración realizada en días pasados, pero que hasta el día de hoy fue dada a conocer y en la que se lee: “Digan a los soldados: hay una nueva orden. No te mataremos. Te dispararemos en la vagina” a las mujeres integrantes de un grupo terrorista del país.

La declaración la hizo el día 7 de febrero en Malacañang, durante una reunión con antiguos guerrilleros en el que ha defendido que los soldados asuman el nivel de crueldad de la milicia comunista del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), pues esto supondría para las mujeres un castigo mejor que simplemente asesinarlas porque sin vagina, las mujeres “son inútiles”.

Grupos defensores de los derechos humanos critican que el mandatario incite a la violencia contra las mujeres, pues no es la primera vez que hace declaraciones de este tipo, tan solo el mes pasado dijo que ofrecería a 42 vírgenes para atraer turistas y que viajen a este país.

La organización feminista filipina Gabriela aseguró, en un comunicado, que Duterte “fomenta abiertamente la violencia contra las mujeres, contribuye a su impunidad y se confirma como el macho fascista más peligroso en el Gobierno en este momento”.

Por otra parte, un portavoz de Duterte, Harry Roque, ha reprochado a quienes critican estas declaraciones que no tengan sentido del humor. “A veces estas feministas exageran un poco. Es divertido. Venga, solo hay que reírse un poco“, ha añadido.

El presidente filipino, de 72 años, mujeriego confeso y conocido por sus habituales discursos fuera de tono, ya ha sido objeto de polémica en numerosas ocasiones por comentarios considerados sexistas, misóginos o despectivos hacia las mujeres.

Antes de llegar a la presidencia, en junio de 2016, desató fuertes protestas por contar un chiste sobre una monja australiana violada y asesinada en un motín en una prisión en 1989.

En mayo de 2017, Duterte ya afirmó en tono jocoso que los soldados podían violar hasta a tres mujeres sin que se les castigara y unos meses después volvió a bromear con la violación de la ganadora del concurso de Miss Universo.