Trabajadores de la Industria Audiovisual y la Asociación Nacional de Actores (ANDA), que laboran en la producción Tinta Roja, presentaron una denuncia contra Netflix por una supuesta violación de los derechos laborales, pese a estar abierta al diálogo, no ha concluido lo acordado con actores como Damián Alcázar.

Damián-Alcazar-1024x512

Alejandro Calva, secretario de Trabajo y Conflictos, Fernando Ocampo del Sindicato de Trabajadores de la Industria Cinematográfica, Alan Cotón del Sindicato  Gremial de Directores de Cine y Similares de la República Mexicana, y Felipe merino, secretario general del Sindicato de Trabajadores Técnicos y Manuales de la Producción Cinematográfica, hicieron un llamado a que las productores e inversionistas nacionales y extranjeros le den el lugar que merecen a los trabajadores y actores.

Alejandro Calva explicó que así como Netflix, cualquier productor, inversionista o actor interesado en trabajar en México debe estar al tanto de los lineamientos para hacerlo de forma legal.

“Es importante que la gente sepa que así como ustedes van y tienen su seguro social y su fondo para el retiro, los actores también tenemos seguridad social y previsión social en este sindicato. Necesitamos que todas las empresas que vengan a trabajar a nuestro país, sepan que necesitan abrigar a sus actores y a sus técnicos con el sindicato”.

El conflicto surgió con la  serie Tinta Roja, al respecto Calva comentó: La empresa Kuter, casa productora en el país que recibe una inversión para la realización de la serie por parte de Netflix, no tiene un contrato colectivo celebrado con nosotros y debería de tenerlo. Lo que sucede es que por alguna razón decidieron desaparecer y le dijeron a sus actores que se irían con la ANDA, a Damián Alcázar todo el tiempo le estuvieron dando atole con el dedo y no pasó nada y los compañeros que trabajaron no tienen sus derechos, sus cotizaciones no estuvieron cubiertas, su seguridad social no estuvo cubierta. La empresa le debe a los trabajadores ese dinero que tiene que pagar”.